Encuestas

¡Queremos saber más de ti!

Te invitamos a participar de nuestra encuesta sobre San Antonio.

Ingresa AQUÍ

Mesa de Asociatividad Turística

¿Quieres pertenecer a nuestra Mesa Asociativa?

Es una instancia de trabajo asociativo entre el municipio y la línea base de empresarios turísticos que busca fortalecer el desarrollo del turismo comunal.

Ingresa AQUÌ

Postula tu exposición

¿Quieres exponer tus productos, servicios, y trabajos en nuestras dependencias?

Ingresa tus datos y contactaremos contigo. Recuerda tener imágenes de lo que quieres exponer

Te esperamos! Descarga el siguiente FORMULARIO, rellénalo y envíalo junto con las fotografías adjuntas a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Inscripciones a Circuitos

¿Quieres participar en los circuitos turísticos?

Rellena nuestro formulario y aprende sobre la historia de San Antonio recorriendo nuestros más emblemáticos lugares y monumentos.

Ingresa AQUÌ

Viernes, 20 Mayo 2016 13:22

El Cochero

La luna llena hacía resaltar las sombras de los árboles e iluminaba las flores y el pasto, dándole un brillo especial; el mar hacía notar su sonido continuo y profundo, las estrellas como que parpadeaban en esta noche tan bella. En el interior de una casa dos niñas de trece años jugaban y conversaban, de pronto, a una de ellas le dieron deseos de ir al baño; éste, como en toda casa de campo estaba muy retirado, por lo tanto, Carmen sintió miedo de ir, así que le pidió a su amiga que la acompañara. Se acercaron bajo el brillo de la luna a los pies de un viejo álamo. En ese momento, cuando con estupor y paralizadas vieron una carroza avanzar brillante como plata; arriba la figura de un hombre que gritaba ¡Más rápido, más rápido! mientras golpeaba unos caballos. Con los ojos desorbitados, casi muertas de miedo, entraron llorando a la casa. Juana se resistía ir a su casa por temor, hasta que no vinieran sus padres. Al otro día fueron al lugar donde había aparecido el cochero, no había huellas de nada, sólo estaba la vieja carroza mortuoria que había servido para transportar a muchos muertos Gallardinos. Ahora estaba quieta, resquebrajada sus maderas y todos sus metales oxidados, con tierra y hojas en la cubierta donde colocaban el ataúd. Tal vez habría cobrado vida para volver a servir de transporte.
Read 2660 times Last modified on Martes, 27 Octubre 2020 21:36
More in this category: « Los Ojos de Mar Los Tres Hermanos »

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.